Poco original el apodo que ostentaba Ismael Sepúlveda. Poco original ante el largo e ingenioso listado popular que acumulaba los más increíbles sobrenombres que iban haciendo desaparecer la denominación original, esa que figuraba –con exquisita letra cursiva y caligrafía perfecta- en las partidas de bautismo cuyas letras se iban borrando como los recuerdos de la tierra propia y los amores primigenios.

Más información »



Si esta güeá no tiene vuelta amigo… si toas las mujeres son iguales nacieron pa’engañarlos pa’cagarlos… son toas malas amigo por eso esta noche yo me quiero emborrachar tomarme hasta la última gota de trago tomarme hasta el último peso que pueda comprometer… olvidarme de sus ojos… ¡putas, los ojos pa’lindos amigo!... si me pegaba una mirá y se me caían hasta los pantalones… olvidarme de sus labios esos que se estiraban en trompita pa’decirme que me amaba… hipocresía amigo como dijo el luchobarrios… olvidarme d’esos besos que me queman hasta el alma d’esos besos que me decían soy tuya y yo el güeón se lo creía d'esos besos que me queman y me arrastran al abismo del dolor.

Más información »



Su hermosa figura, de piel tersa y brillante por las continuas asoleadas en el gran islote, se recortaba sobre las rocas que recibían, una y otra vez, las caricias de las salinas aguas pacíficas. No había posibilidad de confundirse. Era la más bella. No lo eran menos las otras que compartían el lugar, pero su estatura y presencia traían las más exquisitas evocaciones estéticas. Estaba realmente embobado. No sabía si eran sus grandes y voluptuosas caderas o la deliciosa humedad de sus ojos con párpados que bajaban coquetos cada vez que sus miradas se cruzaban. O su sonrisa, o sus blanca y bien cuidada dentadura, o su pelo sedoso y brillante, como brillante el sol que acariciaba su deseable cuerpo.

Más información »



Caminó mucho tiempo asustado, sin mirarse los pies y sin mirar el cielo, negando las hormigas y las palomas, la pelota de trapo, y las cometas multicolores. Caminó como autómata, con la vista clavada al frente, algunas veces lograba encontrarse con

Más información »



Tercer lugar en el VII Concurso de Cuentos para Escritores de la Primera a Cuarta Regiones. Universidad Católica del Norte de Antofagasta. 1999.
“IQUIQUEv/sVICTORIA”, titulaba a todo el ancho de su primera plana el diario “El Tarapacá”. Era el notición del año.
Efectivamente, las dos selecciones de fútbol amateur, llegaban a la final del campeonato nacional. En el epígrafe se leía: “Hoy el gran duelo en la cancha de la Oficina Victoria”.
El pueblo salitrero estaba convulsionado. Era la primera vez que, en una justa deportiva, tenía la posibilidad de

Más información »



Primer Lugar Octavo Concurso de Cuentos para Escritores de la Primera a Cuarta Regiones. Universidad Católica del Norte. Antofagasta. 2000.

El “Tani” Rodríguez, tapada su cabeza con una toalla blanca y cubierto su cuerpo con la bata de raso brillante y barato, avanzaba por el pasillo dando golpes al aire. No escuchaba ni los gritos, ni los aplausos, ni los silbidos del atiborrado gimnasio. Sus oídos estaban cerrados. Ya no quería escuchar nada. Toda su vida fue un escuchar constante a los demás. Y los demás eran demasiados. Demasiados como en esta noche. Sólo debían funcionar sus ojos, su mente, sus músculos y, sobretodo, sus puños. El cuadrado cercado por sus cuatro lados, el lugar más importante de toda su vida, profusamente iluminado se destacaba a unos...

Más información »